El receptor Francisco Peña es un hombre de madero discreto, sin embargo en esta postemporada se ha vuelto loco dando palos. En el tercer juego de la serie final   bateó sencillo, doble y jonrón con tres anotadas y dos remolcadas

Francisco Peña se ha vuelto tan peligroso como  Barry  Bonds en  su tiempo y guio a Las Aguilas a un triunfo 6 carreras a 3 frente a Los Gigantes del Cibao

Las Aguilas contaron con el picheo de  Andy Otero lanzó 5.1 entradas en blanco guiando a las Águilas a un triunfo 6-3 sobre los Gigantes del Cibao para su primero en tres salidas en la Serie Final.

“No estaba tratando de hacer mucho”, respondió Peña acerca de su jonrón de dos carreras que devolvió a las Águilas una ventaja confortable en la parte alta de la octava entrada. “Estaba buscando un lanzamiento mío y no del lanzador (RyanKussmaul) que es muy difícil. Tuve suerte de conseguirlo y el batazo salió del parque”.Los Gigantes se habían acercado 4-3 por jonrones consecutivos de Juan Francisco y Peter O’Brien y un rodado productivo de Ronald Guzmán en la séptima entrada.

El receptor de las Águilas se vio envuelto en los cuatro episodios en los que las Águilas cruzaron el pentágono y durante los primeros tres desafíos de la final ha conectado 6 hits en 8 turnos para un promedio para .750 con par de cuadrangulares.

“He estado trabajando en mi bateo y los resultados se están viendo”, dijo Peña, quien destacó el espíritu combativo que ha caracterizado siempre al equipo de los aguiluchos.

“Este equipo nuestro es batallador y ya estuvimos debajo 0-2 en la serie semifinal contra los Toros y nos recuperamos para ganar en siete juegos, así que sabemos cómo regresar”, agregó Peña, quien ha jugado en Grandes Ligas con Reales, Orioles y Cardenales principalmente por su buena defensa.

Facebook Comments